Quemar las naves

Dicen por ahi que quemar las naves significa borrar por completo el pasado, para no arrastrar nada en la búsqueda de un nuevo futuro u horizonte. Nadie dijo que fuera fácil, pero lo que si es cierto es que en ocasiones nos dejamos detener por situaciones o costumbres que no hacen sino retrasarnos. ¿Pero cuando se llega al límite, no es necesario dar ese pequeño-gran paso? Creo que una de las últimas anclas era mi abuela (que fallecío el año pasado y a quien le debo un post). Y esta semana he decidido liberarme de las dos últimas ataduras que me ligaban aquí. No ha sido una decisión fácil, pero para todo llega el momento. La cuenta regresiva ha comenzado y es tiempo de buscar nuevos horizontes. Adios M.R. y adios F.S.

Es momento de quemar las naves.

Anuncios

4 Respuestas a “Quemar las naves

  1. “A punto de rendirme estaba a un paso de quemar las naves”… Para mí quemar las naves significa, más bien, que una vez llegado a un punto estás dispuesto a todo, y aunque todo salga mal no buscarás huir. Yo una vez fui a Cuba y quemé las naves. Todas mis naves. Gracias a Dios pude contar con los servicios de Cubana de Aviación.
    Es importante quemar las naves en ese sentido: decir “estoy seguro de esto” y aquí me quedo hasta que funcione o hasta que me muera. Pero no es necesario ser tan extremo: si en algún momento necesitas regresar no necesitarás nave; puedes nadar de vuelta, porque, ejem, tú sí sabes cómo hacerlo.
    Saludos y mucha suerte

  2. QUEMAR LAS NAVES – Mario Benedetti (1969)

    El día o la noche en que por fin lleguemos
    habrá que quemar las naves

    pero antes habremos metido en ellas
    nuestra arrogancia masoquista
    nuestros escrúpulos blandengues
    nuestros menosprecios por sutiles que sean
    nuestra capacidad de ser menospreciados
    nuestra falsa modestia y la dulce homilía
    de la autoconmiseración

    y no sólo eso
    también habrá en las naves a quemar
    hipopótamos de wall street
    pingüinos de la otan
    cocodrilos del vaticano
    cisnes de buckingham palace
    murciélagos de el pardo
    y otros materiales inflamables

    el día o la noche en que por fin lleguemos
    habrá sin duda que quemar las naves
    así nadie tendrá riesgo ni tentación de volver

    es bueno que se sepa desde ahora
    que no habrá posibilidad de remar nocturnamente
    hasta otra orilla que no sea la nuestra
    ya que será abolida para siempre
    la libertad de preferir lo injusto
    y en ese sólo aspecto
    seremos más sectarios que dios padre

    no obstante como nadie podrá negar
    que aquel mundo arduamente derrotado
    tuvo alguna vez rasgos dignos de mención

    por no decir notables
    habrá de todos modos un museo de nostalgias
    donde se mostrará a las nuevas generaciones
    cómo eran
    parís
    el whisky
    claudia cardinale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s