Adaptaciones fílmicas ¿realmente qué esperamos del cine?

Este viernes 6 de marzo, como muchos otros fans comiqueros, estuve en primera fila para ver la adaptación fílmica de Watchmen. Comic emblema de los años 80 y que marcó un parteaguas en la concepción de los superheroes. Fiel a la costumbre, semanas antes del estreno ya me había dado a la tarea de leer la historia, como para tener bases y evaluar la calidad de la adaptación respecto al producto original. Obviamente, al llegar el ansiado día, ya contaba con todas las referencias necesarias. La película no me parecío mala, de hecho es bastante decente teniendo en cuenta que aunque dura dos horas cuarenta y cinco minutos le falta tiempo para mostrar a detalle la historia y los perfiles de los personajes, que al final de cuentas, es lo que hace tan especial a Watchmen. Pero en fin, creo que todos nos hemos quejado siempre de eso, y al final terminamos con el comentario de “el libro es mejor”, o “se pierden muchos detalles importantes”.

watchmen

Todavía con la euforia y la duda sobre si me gustó o no la película, me encontre en internet, con el artículo de Matt Blum Why did I watch Watchmen, anyway?, donde de inicio, muestra la misma duda que yo sobre su resolución respecto de la película, pero sobretodo, hace un cuestionamiento que se me hace importante, y que fue el pretexto de este post. Realmente ¿que esperamos de las adaptaciones fílmicas? ¿somos de aquellos que quieren una adaptación fiel de los libros? 0 ¿somos de aquellos que se dejan sorprender por innovaciones en la historia? Matt confieza su desaprobación por las dos películas de Harry Potter, ya que no proponen nada nuevo ya que se adaptan fielmente a los libros (lo que muchos fans aprobaran sin duda); mientras que en las dos siguientes, se pueden ver aportaciones de los directores que enriquecen el mundo del maguito. ¿quién puede olvidar las calaveritas de azucar y las ollas de barro negro de Curaón? ¿Alguién estaría en contra de ello?. Matt apoya la postura de que una adaptación tiene la oportunidad de retomar una historia ya por todos conocida y darle un nuevo giro o reinventar detalles que la enriquezcan o actualicen (y como ejemplo pone la nueva saga de Batman).

Debo reconocer que de principio no sabía que postura tomar: fiel a las obras o no. Pero después de darle vueltas un rato, recordé que uno de los binomios (libro-película) que más me han gustado es el caso de la historia “El mundo de Sofía“. Cuando ví la película (cuya trama se enfoca en un recorrido por parte de Sofía a través de la historia de la filosofía) inmediatamente me di a la tarea de buscar el libro para encontrar más detalles; y cual sería mi sorpresa que al leerlo encontré un discurso diferente al del cine y que a pesar de ello, me gustó mucho, ya que complementaba la historia. No estaba releyendo, sino complementando lo que había visto anteriormente.

sofies-welt

Creo que este caso me mostró como podría funcionar ese binomio libro-cine, donde los dos pueden crear un producto completo y utilicen los recursos de cada medio para poder contar historias, sin que necesariamente uno sea la copia del otro.

¿Y ustedes? ¿a que grupo pertenecen? ¿prefieren ver el libro convertido en película o una película basada en un libro?

Anuncios

8 Respuestas a “Adaptaciones fílmicas ¿realmente qué esperamos del cine?

  1. A mí me gustan las adaptaciones SÓLO si superan la versión original. Eso aplica también para los covers (“Personal Jesus” de Johnny Cash no le pide nada a… este… ¿cómo se llaman estos muchachitos?)

    • Ok ok, entiendo, pero a ver, dame un ejemplo de una adaptación que supere la versión original. Como ya mencioné, “El mundo de Sofia” es uno de mis referentes, la película y el libro son buenos por si solos. Otro ejemplo de gusto muuuuuuy personal es la animación de “Tarzán” de Disney. La aportación que hace de un Tarzán skato, surfeando por las ramas, cabello rasta y moviendose como diversos animales a mi me encantó, creo que en otro momento haré un post especialmente de esta película, que es una de mis favoritasy tengo toda la mercadotecnia al respecto, incluso los soundtracks en los diferentes idioma, ji ji ji Lo reconozco, soy fan.

  2. Octavio Paz dice que la traducción es imposible, que cada obra traducida es una obra nueva (Sobre la traducción, Octavio Paz); ésto lo extrapolo a las adaptaciones libro-cine.

    Si partimos de que al pasar una palabra a su equivalente en otro idioma –recordemos que no siempre hay uno–, se pierde algo de ritmo, métrica y sonido, qué pasa cuando se traduce de la palabra escrita, de la idea imaginada, a un lenguaje completamente distinto: el cine. La misma oración, la misma descripción, la misma escena pasa por los ojos del director, del guionista, de los productores, de los actores, y todos ellos la enriquecen con sus experiencias, con su visión del mundo. El resultado final es obra de todo ese proceso digestivo y es inapelable, inmutable, lo que quedó en la cinta permanecerá así por la eternidad. En adelante podremos lucubrar sobre el futuro entre Han Solo y la Princesa Leia, pero no sobre el color del traje de Darth Vader, o sobre la apariencia de Chewbaca. Ya no podremos decir: me lo imaginaba más peludo.

    Sobre lo que dice Matt Blum, me parece interesante la idea de que los directores enriquezcan la historia con su punto de vista. Creo que su comentario me hizo cambiar de opinión sobre varias adaptaciones consideraba dudosas. El caso de El Señor de los Anillos es el ejemplo que más tengo a la mano. La triogía me gustó, pero licencias como el Spider-Légolas me repatean; de hecho cuando me preguntaban qué me había parecido la peli yo decía “cualquier similitud con la obra original es pura coincidencia”. Ahora las veo desde el punto de vista de Blum y las acepto como una aportación al mundo de Tolkien.
    Las pelis son una fregonería, pero nunca podrán superar a la trilogía original simplemente por que cada una es una obra independiente y distinta.

    Me vinieron a la mente 2 ejemplos más, primero el caso de El Paciente Inglés, contraponiendo peli/novela. La peli se apega a lo escrito en la novela (no hay elfos-araña), pero su aportación es maravillosa: la fotografía. Quizá todos aquellos que hayan visto los desiertos africanos no la necesitarán, pero los que vivimos en la cornucopia no sabemos cómo es ese mundo y no es lo mismo seguir la guía de Ondaatje que verlo. El segundo ejemplo es el de El Color Púrpura. El guión sigue al pie de la letra al libro, diálogos y todo, lo cual ayuda a que muchos que ni por error agarrarían el libro (no tiene dibujitos…) se den una idea de lo que era la vida hace unos años.

    Sobre lo de la peli de HP3, no aparecen ollas de barro negro, sino de Santa Clara del cobre. Las calaveritas de azúcar son un super detalle para nosotros, pero no creo que en Rusia sepan qué significan, de qué están hechas, o de dónde vienen. Habría que preguntarle a los que no conocen la cultura mexicana cómo interpretan el detalle.

    Hace mucho que no escribía por gusto…

  3. Recuerdo por lo menos dos películas que superan a su libro.

    2001, odisea en el espacio, que aunque a mí no me termina de convencer (¡sacrilegio!) los expertos coinciden en que es de lo mejor de Kubrick.
    El planeta de los simios (y perdón por sacar a colación una de mis aficiones personales). La novela es pasadera pero la película la supera con creces, y creo que la razón es que aporta cosas que al novelista jamás se le ocurrieron. Me refiero, claro, a la película de 1968 y no a la de Burton. Ese sería otro tema: la adaptación de la adaptación…

  4. Ejemplos yo creo que hay bastantes: desde The Godfather hasta la propia Clockwork Orange (bueno, ahí sí se dan un entre). Pollo tiene razón acerca de la traducción, pero no necesariamente: cuando uno “adapta” no está buscando decir lo mismo con precisión -que eso sí es traducir- sino que está tratando de decir nuevamente, de hacer otra enunciación, que compartirá elementos, claro está, pero que añadirá, modificará o eliminará otros. Las adaptaciones que lo único que buscan es “representar” el libro generalmente son largas, tediosas y horribles. Por eso te gusta el Tarzán skato, porque es otro Tarzán, o por eso “Muriendo lento” es chida con Moderatto, pero es cursi con Timbiriche -eso lo dicen mis alumnos, que no me creían que la canción es un cover de un cover-. En fin, es un tema que da para largo.

  5. Estoy haciendo un trabajo universitario sobre adaptaciones y me cruce con esta pagina de casualidad. Pero creo que el tema que estais tratando es bastante interesante.

    El problema con las adaptaciones es el mismo que con las traducciones de textos de un idioma a otro o varios. Por regla general no lo realiza el autor del mismo, por lo que pierde bastante a la hora de adaptarlo; y si en el caso de que sea el propio creado el que realice la adaptacion, seria bastante tedioso, puesto que el creador de una obra terminada, no va a eliminar y modificar nada puesto que le gusta como esta.

    Otro problma bastante importante es el tiempo y el espacio, que no son los mismos en obras filmicas y en literarias. En un film, el tiempo es muy subjetivo, basta con una mirada o un gesto (de in buen interprete, por supuesto) para saber que hemos ido atras o alante en el tiempo; en cuanto al tiempo literario es mas amplio, puesto que no se tienen esas restricciones de tiempo natural para explicar situaciones de cambios en el tiempo. En cuanto al espacio, en un film, es bastante reducido, casi siempre por razones presupuestarias; en una obra literaria es mas abierto el espacio, puesto que una obra es mas personal y depende mucho de la imaginacion del lector.

    Un gran handicap entre las dos versiones, tanto cinematografica como literaria es a que publico van dirigidas. Una novela, por regla general, es algo mas personalizado que uno lee a solas y lo lee a si mismo; en cambio, una pelicula (tambien teatro) es algo para un gran publico, asi que no puedes tomarte tantas libertades.

    En cuanto a opinon personal de mejores adaptaciones, es bastante dificil. Una de las adaptaciones que mas me ha gustado es Great Expectations, la version de 1998. Esta adaptacion de la novela de Charles Dickens me parece sublime, y el director (Alfonso Cuarón) sabe muy bien aplicar el sonido, la banda sonora y la imagen, para poder hacer de un momento algo magico. El que el guion sea adaptado a los tiempos modernos y que la historia ocurra en los Estados Unidos, es algo para mi, necesario. Por supuesto, deja de lado el oscuro Londres de la epoca Victoriana, pero era un cambio necesario para adaptar la novela a un film basado en tiempos actuales. Una gran obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s